CORONAS DE PORCELANA

Una corona es una cobertura que encierra la superficie total del diente restaurando a su forma y tamaño natural. Una corona protege y fortalece los dientes que ya no pueden ser restaurados con rellenos u orto tipo de restauración.

Como se parecen a tus dientes naturales, las coronas de porcelana son las más populares. Son fuertes y durables y le duraran por varios años si las cuida apropiadamente. Sin embargo, como la mayoría de restauraciones dentales, tal vez tendrán que ser remplazados eventualmente. Las coronas de porcelana son hechas para que coincidan a la forma, tamaño y color de tus dientes dándote así una natural y hermosa sonrisa de larga duración.

Tal vez necesitas una corona para reparar dientes que estén extensamente dañados, dientes quebrados o dientes con rellenos antiguos fracturados. Tambien necesitaras una corona después de que te hagan una endodoncia o por razones cosméticos para reemplazar dientes descoloridos y malformados.

El tratamiento para la corona usualmente requiere dos citas:

En su primer cita el dentista o la asistente toma varias impresiones o fotografías que serán utilizadas para crear su corona. Después de que este cómodo (a) y que su diente este anestesiado, el doctor removerá la caries y le dará forma a tu diente para la corona. Cuando esto sea completado una corona atemporal será colocada en su diente hasta que la corona permanente regrese del laboratorio alrededor de dos semanas.

En su segunda cita la corona permanente será adherida al diente preparado. Su dentista revisara los espacios y la mordida de su corona nueva para asegurarse de que será cómoda y maciza. Recibirá instrucciones de cuidado y se le motivara a tener visitas dentales regulares para sus limpiezas y así revisar su nueva corona.